Dinero, juego entre la ficción y la realidad

Dinero, juego entre la ficción y la realidad

“La pobreza no viene por la disminución de las riquezas, sino por la multiplicación de los deseos”, Platón. O lo que es lo mismo, cuanto más ricos se van haciendo unos, más se acercan otros a la miseria.

El dinero que circula por el mundo es falso, es más bien un programa virtual que se ha inventado el capitalismo. En donde todos los seres humanos hemos sido esclavizados de algún modo, similar a la película de Matrix. Aunque en este caso las máquinas contra las que luchaban los habitantes de Zion, son los prestamos hipotecarios denominados “Ninja”, acrónimo de “No Income, No Job and No Asset”, es decir, hacerles creer a personas sin ingresos, sin trabajo y sin patrimonio que tenían algo. Una ilusión que se vivía como real de igual modo que experimentaba Neo. Realidad que nos ha golpeado con tanta fuerza y por sorpresa que muchos no se han podido levantar de nuevo.
De repente ese vagabundo anónimo que veíamos en la calle con la mirada triste y perdida, ha dejado de ser un sujeto aislado al margen de la sociedad, a pasar a ser una resonancia del sometimiento de los gobiernos ejercidos por los mercados. Por desgracia nos estamos acostumbrando a ver vecinos esperando el cierre de los supermercados para pelearse por los alimentos que tiran, o verles escarbar en los contenedores algo que vender. Escenas dramáticas que se entremezclan con otras realidades más boyantes en la era del consumo. Ambivalencias de un mundo relativista y sin escrúpulos que se está cobrando muchas víctimas, y que miramos de reojo farfullando para nuestros adentros; que mañana no seamos nosotros…por favor. Es la guerra de la supremacía de la economía financiera de los mercados y bolsas, que quieren conseguir un régimen de dominación a base de eliminar los derechos de lo menos favorecidos para tenerlos sometidos. Guerra totalitaria cuyas bajas ya llegan a 5 millones. Sin embargo la dictadura económica tergiversa la realidad parapetándose detrás de sofismas y falacias a modo de un estremecedor mensaje, “El empobrecimiento de una parte de la población es causado principalmente por la superpoblación y el endeudamiento de las familias. Y por otra parte, la falta de trabajo es consecuencia a que ya no morimos con facilidad, no luchamos en guerras, no hay pandemias (gripe española 1918 por ejemplo) y una longevidad exponencial generalizada”. Somera patraña que vaticina una profecía poco halagüeña, un horizonte nada esperanzador para lo más pobres y que llevará a una disminución de derechos de los trabajadores. En el futuro, si la conciencia social no lo remedia, veremos a muchas personas que ya no sean necesarias para que le salgan bien las cuentas a un mundo globalizado, desesperadas, aturdidas, abandonadas a su suerte, con la incomprensión puesta en sus ojos, tiradas en un suelo y apoyadas en un muro que no les pertenece.
Domingo Ferrandis.

http://www.20minutos.es/noticia/2042947/0/pobreza-infantil/informe/save-the-children/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s